Noches de adrenalina, poesía de Carmen Ollé.

3 comentarios
Autoras, Libros, Poesía

Tuve la oportunidad de asistir a la presentación del libro Noches de Adrenalina de Carmen Ollé en la librería La Rayuela de Berlín, una de las charlas sobre libros más intensas que he presenciado que para mí supuso un antes y un después en lo que a poesía feminista se refiere.

Presentaba el poemario Dunia Gras Miravet, especialista en literatura hispanoamericana contemporánea, acompañada por Christiane Quandt y Karina Theurer asiduas colaboradoras de la revista de literatura latinoamericana Alba y volcadas en la difícil tarea de traducir la obra de la autora al alemán manteniendo en la medida de lo posible la ironía y los matices que caracterizan esta composición. La sencillez, calidad intelectual de los temas tratados y atmósfera de confidencias que sólo se puede dar en las pequeñas librerías independientes quedarán en mi memoria como una de las mejores presentaciones en las que he participado.

Carmen Ollé (Lima, 1947) viajaba por Europa junto a su compañero, también poeta, Enrique Verástegui, la pareja acababa de recibir una beca Guggenheim y habían sido padres de su primera hija. El libro Noches de adrenalina, escrito entre Menorca y París supuso una ruptura de la tradición poética peruana escrita por mujeres. Dunia Gras apunta en el prólogo “Carmen Ollé inaugura con Noches de Adrenalina (1981) su trayectoria literaria y la de toda una generación de mujeres que escriben no solo con el cuerpo, como reivindica Hélène Cixous, sino, más específicamente, con las vísceras: el útero, los ovarios, los intestinos, el cerebro.”

De lenguaje radical y directo, esta poesía de carácter profundamente corporal y narrativo, plagada de referencias literarias y guiños a otras mujeres artistas, trata temas como la experiencia de ser escritora (mujer de escritor y situada habitualmente en un segundo plano), la cara B de la maternidad (esa historia sobre la fractura o sacrificio anatómico femenino después del parto, la ansiedad, el insomnio producido por  la llegada de los hijos que casi nunca se cuenta) y la cuestión identitaria, su visión como mujer latinoamericana en Europa.

Sólo queda dejar como muestra un fragmento del poema que abre el libro y cada cual que opine lo que quiera.

“Tener 30 años no cambia nada salvo aproximarse al ataque/ cardíaco o al vaciado uterino. Dolencias al margen/ nuestros intestinos fluyen y cambian del ser a la nada. / He vuelto a despertar en Lima a ser una mujer que va/ midiendo su talle en las vitrinas como muchas preocupada/ por el vaivén de su culo transparente. / Lima es una ciudad como yo una utopía de mujer. / Son millas las que me separan de Lima reducidas a sólo 24 horas de avión como una vida se reduce a una sola crema o a una sola visión del paraíso./ ¿Por qué describo este placer agrio al amanecer? / Tengo 30 años (la edad del stress). / Mi vagina se llena de hongos como consecuencia del primer parto. / Este verano se repleta de espaldas tostadas en el Mediterráneo. / El color del mar es tan verde como mi lírica/ verde de bella subdesarrollada. / ¿Por qué el psicoanálisis olvida el problema de ser o no ser/ gorda / pequeña / imberbe / velluda / transparente / raquítica / ojerosa..? “

Carmén Ollé. Noches de adrenalina. Ediciones Sin Fin.

carmen ollé noches de adrenalina

Anuncios
Escrito por

Webzine/Fanzine. Espacio dedicado a la historia de las mujeres y al análisis de las respuestas culturales/contraculturales del movimiento feminista.

3 thoughts on “Noches de adrenalina, poesía de Carmen Ollé.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s