¡Contra los hijos!

Deja un comentario
Autoras, Ensayo, Libros

La editorial mexicana Tumbona Ediciones publicaba el pasado 2015 este interesante ensayo de la escritora chilena Lina Meruane dentro de su colección Versus, una magnífica recopilación de escritos de la diferencia, un espacio literario para cultivar la queja y la diversidad de opiniones, todo un desafío al pensamiento único que prevalece en la sociedad actual.

Este pequeño discurso no se trata de una soflama neomalthusiana, sino una acertada crítica hacia el espacio que ocupan los hijos en la mentalidad social colectiva y la actitud de sus progenitores que alimentan con excesivo celo el papel dominante de los hijos en la sociedad adulta. La escritora realiza un breve repaso sobre cuestiones de maternidad, partiendo de varias preguntas, “¿no nos habíamos liberado las mujeres de la condena o de la cadena de los hijos? ¿No habíamos dejado de procrear con tanto ahínco? ¿No conseguimos estudiar carreras y oficios que nos hicieron independientes? ¿No logramos salir de la casa dejando atrás las culpas? ¿No habíamos logrado que los progenitores asumieran una paternidad consecuente?”  para a continuación descomponer otros temas como la presión social a la que todavía nos vemos sometidas para tener hijos y las dificultades que la maternidad añade a la vida laboral e intelectual de las mujeres.

El texto presenta algunas cuestiones históricas como el papel de la mujer en la revolución francesa, que a pesar de participar activamente en las revueltas no consigue ninguna libertad y queda relegada a la función de madre, sin que nadie sepa muy bien que estatus es este, al permanecer fuera de la Declaración de derechos del hombre y del ciudadano que garantizarían la libertad, igualdad y fraternidad. La escritora revisa la figura de Mary Wollstonecraft (precisamente por la importancia del papel de la mujer a la hora de criar a los hijos, defiende a capa y espada la necesidad de la educación de las mismas, como medio fundamental de transmisión de la cultura), nos encontramos también referencias a Olympe De Gouges y Virginia Woolf.

Un análisis del papel de Nora en la obra de teatro La casa de muñecas de Henrik Ibsen prepara el terreno al examen de las nuevas maternidades, destacando su crítica en dos sentidos: la llamada supermadre, aquella que se carga de tareas sin pedir ayuda a nadie (estereotipo de la implacable ejecutiva que cuida a los hijos, los ayuda con los deberes hasta la noche, supervisa personalmente todas las tareas del hogar y se levanta para ir al gimnasio a las 6 de la mañana) y por otra parte la nueva madre ecológica que aboga por el parto natural, la friega de pañales de tela o largas sesiones de cocina casera de comida orgánica. Ambas se cuestionan mutuamente pero también cuestionan a las demás madres, las madres corrientes, las que trabajan, están cansadas y a veces dan pizza o patatas fritas a sus hijos sin por ello quererles menos. El único denominador común es la falta de tiempo libre para ellas, ¿cómo es posible que las mujeres aún no hayamos encontrado el equilibrio entre los hijos y el espacio propio? Considero que quizás esta demanda exige una respuesta como sociedad y no a nivel individual.

El ensayo finaliza con una crítica al comportamiento actual de los hijos, muchos de ellos convertidos en mimados y pequeños dictadores. La infancia prolongada, la aparición del concepto de adolescencia, la necesidad de entretenerlos con actividades lúdicas interminables… algo no está funcionando cuando se supone que los padres están más volcados en ellos que nunca, ¿sobreprotección? ¿es quizás su valor económico como nicho de mercado lo que incrementó su interés como grupo? ¿falta de autoridad? Dejo aquí una  reflexión de la autora al respecto: “Antes eran el padre y la madre quienes detentaban el poder, ahora son los hijos quienes mandan, exigiendo, como nunca sumisión e incondicionalidad absoluta de sus padres. Si se los deja hacer (y se los está dejando con las admoniciones de la sociedad), se volverán ellos, estos hijos, nuestros adversarios: nuestros acusadores, nuestros desalmados delatores, nuestros jueces y carceleros; nuestros patrones-en-miniatura y nuestros clientes exigiendo de nosotros inmediata satisfacción de sus deseos. Serán ellos quienes nos consuman.

lina meruane contra los hijos

Anuncios
Escrito por

Webzine/Fanzine. Espacio dedicado a la historia de las mujeres y al análisis de las respuestas culturales/contraculturales del movimiento feminista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s